miércoles, 3 de enero de 2018

El peligro es real, pero el miedo es una opción

Anoche vi una película ("After Earth"), ahora que en Navidades ponen películas a todas horas en televisión, y escuché una frase para comentar. Un tema sobre el que ya hemos hablado en alguna ocasión por ejemplo en las entradas Miedo al fracaso, quién no lo ha sentido o No tengas miedo, atrévete entre otras. Es, el MIEDO.

Y justamente al introducirla en el buscador, me he encontrado con un blog que hablaba precisamente de eso, a raíz de esa misma película. Os dejo el enlace http://elmundodesonia.com/2016/09/el-peligro-es-real-pero-el-miedo-es-una-opcion/ donde podéis encontrar también la parte exacta donde salen esas palabras. 

Aparte de la reflexión del autor del blog, yo quería comentaros algunos aspectos relativos a esta frase, que son los que me han llevado a compartir esto con vosotros/as.

Está claro que el peligro es real. A veces no es tan peligroso como nuestra mente nos puede hacer creer. Otras veces será al revés, que el peligro sea mayor de lo que pensamos. 

Pero, centrándonos en el miedo, que es una defensa y un instinto de supervivencia natural o estado de alerta, ¿son esos miedos agrandados? ¿Son beneficiosos? ¿Son necesarios? ¿En qué medida? ¿Son perjudiciales? ¿Se pueden controlar? ¿Son prácticos o provechosos? 

Y entonces encontré un vídeo de Will Smith, que me encanta, que quería compartir con vosotros/as, donde prácticamente lo dice todo sobre el miedo, y el peligro. Os recomiendo que veáis el vídeo, esta entrada no tendría sentido si no habéis visto el vídeo, y en él salen muchas cosas que también pienso pero como las dice él, no lo voy a escribir de nuevo. Es un vídeo realmente MUY RECOMENDADO.

(comparto los enlaces de los vídeos porque he tenido la experiencia de a veces los vídeos desparecen y me gustaría que se mantuviera la referencia para que los podáis encontrar)


La parte de, que estás en tu cama, temiendo por lo que va a pasar al día siguiente, por ejemplo, con alguna actividad, alguna tarea, alguna situación que tengas, ... ¿por qué tenemos miedo en la cama? En la cama estamos seguros/as, no pasa nada, no estamos aún en la situación de riesgo. 




Hace unos meses, más o menos desde finales de verano, estuve viviendo una situación muy estresante, porque se me presentó una oportunidad, una situación en la vida, en la que tenía que salir de mi zona de confort, y mi pareja no estaba de acuerdo, decía que lo respetaba pero tenía una forma un poco extraña de respetarla, y por supuesto no lo comprendía ni lo compartía. 
Esa opción implicaba separarnos físicamente un tiempo, al igual que muchas parejas y familias lo hacen por trabajo, pero gracias a las nuevas tecnologías se puede seguir estando "cerca", e irme a vivir fuera de España. 

Aparte de mis miedos de cómo será aquello, dónde voy a vivir, entenderé el idioma, me perderé con los transportes, si me pasa algo allí y no conozco los recursos cómo haré para solucionar mis problemas, seguros, billetes, cambios de moneda, miedo a que me engañen, etc. se me crearon un montón de dudas más por las inseguridades o miedos de mi pareja, que los volcaba con sarcasmos, ironías, discusiones, chantajes disfrazados o camuflados, alusiones de culpabilidad y silencios incómodos cada vez que salía el tema. (Cuando no salía el tema, todo iba bien, como siempre). Entonces también tenía miedo a que nuestra relación se terminase, miedo a que no me entendiese, a sentirme sola e incomprendida, a que no estuviese ahí cuando yo me fuera o cuando volviera, miedo a que crease hacia los demás una imagen de mí y de la situación que no se correspondía con la realidad objetiva... 
Fueron unos meses realmente estresantes, que me hicieron sentir fatal, incluso plantearme no participar ese proyecto, que podría hacerme descubrir cosas tanto a nivel personal como profesional. 

Lo hablé con muchas personas, y curiosamente descubrí que ese patrón se repetía sobretodo en el caso de mujeres, que habían tenido la oportunidad de irse a trabajar fuera, o un poco más lejos, y eso implicaba separarse físicamente de manera temporal de sus parejas, y a algunas les dieron a elegir entre la pareja o ese proyecto, trabajo, estudios, etc. (Sinceramente no creo que pase en el caso de que la persona que se vaya sea un hombre, al menos no en la mayoría de los casos). Y aún así eligieron sus estudios, trabajo, proyecto, y al final, en todos los casos que recuerdo con los que pude hablar, la relación continuó. 
Esas frases no eran más que miedos, que en este caso ellos volcaban en ellas, haciéndoles (haciéndonos) sentir inseguras, culpables, egoístas (cuando yo personalmente no lo considero un egoísmo, sino más bien una cuestión de respeto, de crecimiento incluso para la relación porque puede sobrevivir y fortalecerse, de aprovechar oportunidades, etc), y por supuesto, sentir más miedos, que no era precisamente lo que necesitaban (necesitábamos). 

Una vez que se acercó el día, y tras una dura y larga discusión, cambió su actitud cuando supo que ya no había marcha atrás. Y de momento se mantiene bien la relación. Increíblemente, nunca jamás, en todos esos meses, hubiera podido imaginar que esto hubiese salido adelante con la situación que teníamos. Por suerte, también he conocido a muchas personas que tienen pareja y están viviendo fuera, y no pasa nada. Ahora que estoy viviendo fuera, que voy conociendo la ciudad, a personas, los recursos, que me acostumbro al tiempo, horarios, transportes, etc. es algo muy normal. Y no quedan esos miedos, sobretodo de cosas que me imaginaba ( y que se imaginaban los demás) antes de venir.


  

También he vivido situaciones de miedo antes de examinarme del carnet de la moto, antes de cada práctica... O cuando he tenido que dar una noticia en el trabajo porque tenía que dejarlo o quería exigir algo que en teoría me correspondía por derecho por miedo a cómo reaccionarían los jefes... 
En el caso del vídeo, Will nos cuenta el que vivió antes de tirarse del paracaídas. Supongo que aquí cada persona puede buscar esas situaciones en las que ha sentido miedo e identificar de lo que estamos hablando. 


La gestión de las emociones nunca es fácil, no creo que nadie dijera que es algo fácil. Pero al igual que cuando una persona está triste, en algún momento debe intentar salir de ese estado, no podemos dejar que el miedo nos bloquee, o nos condicione, o nos haga tomar decisiones que impliquen renunciar a nuestros sueños o a opciones que puedan ayudarnos a crecer aunque nos den miedo o nos resulten difíciles. 

Y sobretodo sobretodo sobretodo, con lo que quiero que se queden es con esta frase





Por último quería dejaros una canción de Revolver (grupo que también me gusta mucho) que habla del peligro, y cómo a veces el amor, o las relaciones, también nos condicionan, no quiero decir que nos hagan ser cobardes, pero a veces los roles de estar en una relación se confunden con las libertades o derechos de cada uno de sus miembros, aunque de eso prefiero hablar en otra entrada. 
En lo que quiero hacer hincapié en esta canción es en que TODOS SOMOS CARNE DE CAÑÓN, y aunque pensemos que algo no nos va a suceder a nosotros/as, por ejemplo, que no vamos a tener miedo en determinada situación, cuando llega algún momento, todos somos susceptibles de vivirlo, de sentirlo, de pasarlo, de que nos ocurra. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario